Pasajero Viernes, 23 diciembre 2016

Juanito Alimaña, Juancito Trucupey y otros diez Juanes de la salsa

Miguel Flores-Montúfar

Soy comunicador y trabajo como profesor de lenguaje. He pasado tanto tiempo subido en buses, custers y combis, que escribo esta columna para encontrarle el lado positivo al asunto.
queda2-2

Ilustración de Javier Chinchay Ríos para este post. Pueden encontrar más trabajos suyos en Blackrat

La salsa siempre ha contado historias

Aunque Rubén Blades elevó notablemente los niveles (musicales, literarios y comerciales) de la salsa-crónica, sería un error asumirlo como un representante solitario dentro del género. La tarea de usar la canción para contar historias ha sido largamente cultivada por otros exponentes, y evidencia que la salsa (ese conjunto de géneros afrocaribeños que los migrantes latinos revisaron y fusionaron en los barrios pobres de Nueva York) nace como un género popular, que habla de la calle y se dirige a ella.

Juan como parábola

Una prueba de lo anterior es que varias salsas hablan de un personaje que se llama Juan. Como ocurre con muchos cuentos tradicionales, en estas canciones el protagonista representa los vicios de una personalidad o las peripecias de un oficio, por lo que hablar de él implica, por extensión, hablar de todos los que son como él: su historia es una parábola que puede aplicarse a las personas de nuestro entorno y, muchas veces, a nosotros mismos: el borracho, el generoso, y también el policía, el albañil, el guerrillero, el delincuente.

La salsa recoge historias así, como la de Juan Cabeza Dura, un sujeto que gasta irresponsablemente su dinero hasta que se queda sin trabajo, o la de Juanito Alimaña, el delincuente del barrio al que todos temen y nadie acusa. También se plantean relecturas: una bíblica, Juan en la ciudad, que versiona la parábola del hijo pródigo, otra histórica, Juan González, que habla de un guerrillero asesinado por las fuerzas del orden.

Faltan mujeres

Eso puede deberse a que la salsa también padece, como género y como industria, los vicios de la sociedad a la que pertenece. El hecho de que las mujeres hayan sido históricamente marginadas de la producción salsera tiene un efecto patente en sus sus letras: en casi todas las canciones protagonizadas por personajes femeninos no hablan las mujeres, ni se habla de mujeres, de lo que ellas sienten o piensan, sino solo en función de los hombres a los que enamoraron, abandonaron o traicionaron. Las Juanas incluidas en esta lista son ejemplo de ello.

***

Dejo aquí algunas de las salsas que incluyen un personaje llamado Juan. Si saben de más, me avisan para incluirlas. Las he reunido todas en esta lista de reproducción de YouTube.

Fuentes:

*Hay un catálogo muy organizado en Salsa Clásica. De allí saqué información.

*Agradezco a José Luis Pérez Valdivia por recomendarme temas para completar la lista.

*La ilustración de este post es de Javier Chinchay Ríos. Pueden ver más trabajos suyos en Blackrat.

Juana la Jicotea, Tommy Olivencia

Juan Pachanga, Rubén Blades

Juanito Alimaña, Héctor Lavoe

Juan en la ciudad, Richie Ray & Bobby Cruz

Juan Cabeza Dura, Gran Combo de Puerto Rico

Juan Albañil, Cheo Feliciano

Juan Paquetón, Cortijo y las 7 Potencias

Juana Mayo, Rubén Blades

El hijo de Juan, Gran Combo de Puerto Rico

Juan Policía, Aníbal López y la Única

Juan González, Rubén Blades con la Orquesta de Pete Rodríguez

Juancito Trucupey, Celia Cruz con la Sonora Matancera

Aquí, en la versión de La Dimensión Latina con Oscar de León

Juana Peña, Willie Colón & Héctor Lavoe

Miguel Flores-Montúfar

Soy comunicador y trabajo como profesor de lenguaje. He pasado tanto tiempo subido en buses, custers y combis, que escribo esta columna para encontrarle el lado positivo al asunto.