Pasajero Jueves, 27 agosto 2015

Diez joyas caletas de Héctor Lavoe en Youtube

Miguel Flores-Montúfar

Soy comunicador y trabajo como profesor de lenguaje. He pasado tanto tiempo subido en buses, custers y combis, que escribo esta columna para encontrarle el lado positivo al asunto.

Digamos en principio, y para no vender humo, que lo mejor que hizo Héctor Lavoe fue grabado en estudio entre 1966 y 1978, y ese periodo de su carrera es (aunque nunca lo suficiente) bastante conocido.

Todo eso está en Youtube. Quienes no han tenido oportunidad de escucharlo (escucharlo de verdad, quiero decir, no de pasada por la calle, o en la radio de la combi o en una fiesta), pueden empezar por aquí: el talento callejero, romántico y jíbaro de Héctor Lavoe, el contexto en que se produjo y el tinte desgraciado de su historia personal han determinado su leyenda, y siempre es bueno volver a la razón más importante para justificarla: su música.

Lo mejor del periodo 1966-1978 (lo que a mí me parece lo mejor) se encuentra aquí [los hipervínculos dirigen a las listas de reproducción, los álbumes o los temas]. Si eso no te gusta, es probable que lo que viene después no te interese.

He hecho esta selección inicial para aclarar que lo que sigue no es, de ninguna forma, una antología de descubrimientos históricos (están en Youtube, de manera que ya es tarde para descubrirlos). Es una lista más bien sentimental de buenas interpretaciones en vivo de Héctor Lavoe, que he encontrado a lo largo de los últimos años paseando por Internet.

Siendo honestos, la mayoría de grabaciones en vivo que uno encuentra de Héctor Lavoe en Youtube son decepcionantes, a veces hasta dolorosas: su último concierto, sus presentaciones discretas, su voz balbuceante y quebrada, sus lamentables comentarios entre canciones, sus entrevistas finales. Hay una especie de tradición que insiste en que Lavoe fue genial e irrepetible incluso cuando ya estaba arruinado, y eso no solo es falso sino que, además, es un poco perverso. Yo he intentado, aunque no siempre sin éxito, evitarme la morbosa tortura de escucharlo morir así.

Por eso, la lista es sentimental: a pesar de la pésima calidad en que fue grabada la mayoría de interpretaciones que siguen (hay baches, distorsiones de sonido, capturas de televisión), puede reconocerse aquí la voz del mejor Héctor Lavoe, ese que merece la leyenda.

Algunos audios (los conciertos setenteros junto a Willie, sobre todo), sí son conocidos, pero cualquier excusa para compartirlos está justificada.

1. Emborráchame de amor (en vivo)

Este bolero pertenece al primer disco solista de Héctor Lavoe, La voz (1975). Fue escrito por el compositor peruano Mario Cavagnaro. Por la calidad de la interpretación, puede deducirse que esta grabación fue hecha poco tiempo después de lanzado el álbum.

2. 50 segundos de El incomprendido

Este tema es interpretado por Ismael Rivera, Maelo, el Sonero Mayor de Puerto Rico (Las caras lindas, No soy para ti). Como se sabe, Héctor Lavoe era un gran admirador suyo. En El cantante, dice Lavoe: «Mi saludo a Celia [Cruz], [Maelo] Rivera, [Cheo] Feliciano… esos son grandes cantores.»

En algún concierto, Héctor imita el tono de voz de Maelo y, durante cincuenta segundos, canta un pedacito de la canción (que, por lo demás, le viene precisa):

Yo he sido el incomprendido
ni tú ni nadie me ha querido
tal como soy

Miro una estrella y deja de brillar
toco una flor y se ha de marchitar:
¡negra suerte la que me tocó!

Sé que no es una joyita, pero queda la sensación de que habría sido maravilloso que a Lavoe le alcanzara la voz para hacer un cover de esta canción.

3. Guajira, el son te llama, en concierto con La Típica 73

El estribillo de esta canción es un clásico centroamericano. La letra pertenece al músico cubano Cheo Marquetti, pero no he encontrado ninguna interpretación suya en internet. La versión más conocida es, me parece, la de Afro Cuban All Stars, que se incluye en A toda Cuba le gusta (1997), y en la que canta Manuel Puntillita Licea.

Pero la canción es bastante más antigua. Con el nombre de Guajira, el son te llama aparece en Duro (1968), álbum del brillante trompetista dominicano Bobby Quesada (con la voz de Luis Rodríguez). Ese mismo año, la Sonora Ponceña incluye una versión del tema en su primer álbum oficial, Hacheros pa’ un palo, solo que aquí se titula Amor verdadero, que es el nombre que va a permanecer en las versiones posteriores.

Y aquí hay algo bastante curioso que acabo de encontrar. El disco A comer (1972), de Joey Pastrana, recoge una interpretación más de Amor verdadero. Al escuchar esta canción en Youtube reconocí no solo la voz de Héctor Lavoe en los coros, sino también un par de frases suyas, usadas en canciones de su época con Willie Colón: “Linda melodía, para que te comas…” está en la versión en vivo de Señora Lola; variaciones de “Para que te comas los guineos y te fumes la cáscara” aparecen dos veces en grabaciones en estudio, y las dos como referencias al pianista de la orquesta de Willie Colón, el Profesor José Torres: Barrunto y Piraña. Finalmente, “Esta es la mejor salsa de Puerto Rico” es una arriesgada afirmación que también hace en Timbalero, una de las mejores canciones de su etapa junto a Willie Colón. Solo que esta vez agrega: “Esta es la mejor salsa de Puerto Rico: Orquesta Pastrana”.

Todo es muy extraño, pero parece tener sentido. Según cuenta el mismo Joey Pastrana en esta entrevista, Willie había echado a Héctor de su orquesta en algún punto entre 1971 y 1972. Estas peleas, como se sabe, debieron ser habituales, ya que la relación entre ambos empezaba a dar muestras de agotamiento (aunque en el aspecto musical estaban todavía en su mejor momento). Entonces, Pastrana aprovechó la situación e invitó a Lavoe a que lo acompañara en diversas presentaciones en Puerto Rico. Es más, Lavoe prestó su voz para los coros en dos álbumes, A comer y El padrino (o Don Pastrana).  Cuenta Pastrana que cuando Fania Records se enteró de que una de sus estrellas estaba grabando con una disquera rival (Parnaso) armó escándalo y allí se acabaron las colaboraciones.

Lo que sigue es un audio de Héctor Lavoe con La Típica 73. Héctor canta Guajira, el son te llama, pero cambia la letra de las estrofas (no he encontrado al autor, ni otra canción con esa letra), pero mantiene la idea del amor por la madre. No hay fecha pero, otra vez, la voz permite pensar que se trata de un concierto anterior a 1980.

4. Mi gente (Take 5)

Mi gente es una de las canciones más conocidas de Héctor Lavoe. Hay por lo menos dos memorables interpretaciones en vivo de esta canción: en el Coliseo Roberto Clemente, en Puerto Rico, en 1973, y un año después, en el Zaire, ambas con Fania All Stars. En 1975, Lavoe incluiría una versión de estudio en su primer álbum como solista, La voz.

Hace algunos años, Fania Records decidió lanzar una serie de Masterwords, discos que incluyeran ensayos generales, interpretaciones alternativas y temas que no fueron incluidos en las ediciones finales de sus álbumes. Lo hicieron con Indestructible de Ray Barretto y con Siembra, de Willie Colón & Rubén Blades.

Lo hicieron también con La Voz. Incluyeron una versión de ensayo general (take) de Mi gente que es bastante interesante. Quería subir un vídeo que solamente incluyera esta canción, pero no encuentro uno. Solo hay este, que incluye también la canción Las flores del campo.

Esta última es una grabación que Héctor no terminó en 1986 (ya estaba muy mal), y que por lo tanto no fue incluida en Strikes Back (1987), su último disco. Años después, en 1993, Fania contrató a Van Lester, cuyo talento más apreciable era el de imitar a Lavoe, para que él concluyera la grabación de los temas incompletos, y publicó un álbum cuyo título era una exageración publicitaria, The Master & The Protege. Esta es otra de las formas en que Fania canibalizó el trabajo de su estrella (basta recordar ese concierto infame en que, ya medio muerto, lo subieron al escenario).

5. Presentación en México, 1978

Pocas presentaciones en vivo del Héctor Lavoe solista son tan buenas como esta. Aquí interpreta cuatro canciones: Todopoderoso, Mentira, Bandolera y Periódico de ayer, temas que pertenecen a sus tres primeros álbumes: La voz, De ti depende y Comedia.

6. Con Willie Colón en Puerto Rico, 1978

Este concierto es representativo en la historia musical de Willie Colón, de quien ya hemos dicho bastante en este post. Para 1978, Willie lleva algunos años separado de Héctor Lavoe, pero siguen siendo amigos, y Willie sigue siendo el productor musical de Héctor; además, está trabajando con Rubén Blades, con quien acaba de presentar Metiendo mano! y prepara Siembra; y, finalmente, está cumpliendo uno de sus sueños de joven (de más joven: en este concierto Willie tiene solo 28 años) de trabajar junto a Celia Cruz.

El medley (popurrí, megamix) que hacen recordando su etapa juntos es fantástico: Che che colé / Barrunto / Bacalao / Calle Luna, Calle Sol.

7a. Con Willie en Panamá (1971)

Este concierto es maravilloso (es una presentación televisiva, pero qué lejos quedan los tiempos cuando en estas se tocaba en vivo). Héctor tiene su mejor voz, e interpreta las canciones de los últimos álbumes que, hasta entonces, ha trabajado junto a Willie (Cosa nuestra y La gran fuga). Aquí están No me llores más, Pa’ Colombia, Sonero Mayor y el instrumental Jazzy.

7b.  Con Willie en Panamá (1971)

Hay otra presentación en Panamá que es memorable. Aquí interpretan Juana Peña, Sigue feliz y Ausencia. No encuentro un vídeo donde estén todas juntas, pero las he puesto en los hipervínculos. Aquí comparto Juana Peña.

7c. Con Willie en Panamá (1973)

Willie y Héctor presentan Lo mato (si no compra este LP), su último gran disco. Tocan Señora Lola, La María, Todo tiene su final, una versión de Quítate tú y Guajira, ven. La presentación en general es impecable, pero me quedo con Señora Lola y Todo tiene su final.

8. Con Willie en Nueva York (1972)

A diferencia de las presentaciones anteriores, me parece que esta es menos conocida. En esta edición del programa de Felipe Luciano, emitida el 15 de noviembre de 1972, Héctor y Willie tocan dos temas de los que no se ha encontrado (al menos hasta ahora) otras versiones en vivo: Aguanilé y Timbalero. Estas son, además, dos de sus canciones más brutales. Como no he encontrado un vídeo que reúna las cuatro canciones que tocaron ese día, coloco aquí los de las dos que acabo de mencionar.

Mientras buscaba información, encontré el enlace a la edición completa de este programa, en la que también se presenta Tito Puente. Pueden encontrarlo aquí.

9. Juan Cabeza Dura con el Gran Combo de Puerto Rico

Este es un vídeo casero (la calidad es muy mala), pero retrata la espontaneidad del soneo. La voz de Héctor está cada vez más frágil, pero su capacidad musical se mantiene. El Gran Combo está tocando Juan Cabeza Dura cuando sus cantantes ven entre el público a Héctor Lavoe y le piden que se acerque. Él sube al escenario y acompaña en el soneo a los coros.

10. El concierto en la Feria del Hogar (1986)

Ya, bueno, esto no tiene nada de caleta. Todo el mundo ha visto el vídeo de Héctor con su polera turquesa. Estamos hablando, además, de un Héctor Lavoe que empieza a apagarse. Pero es imposible no incluir esta presentación en una lista sentimental. Lavoe se presentó seis días seguidos en el estelar de la Feria. Un joven estudiante, que después se hizo mi amigo, fue los seis días a verlo. Una joven pareja de esposos asistió uno de esos días: ella estaba embarazada y esperaba a una niña, Sheilla. Su hermana menor, Mayra, nacida dos años después, sería mi esposa casi treinta años más tarde. Una adolescente fue también a una de las presentaciones: mi mamá, que todavía no conocía a papá. De alguna forma, como muchas otras personas, yo también estuve allí.

*Bonus track: La maqueta de Periódico de ayer

Como habíamos dicho, casi todos los discos como solista de Héctor Lavoe fueron producidos y arreglados por Willie Colón. La chamba de producción y arreglos es entendida de forma bastante borrosa, por eso ayuda mucho escuchar esta grabación: Willie dirige los ensayos de Periódico de ayer, tema de Tite Curet Alonso que se convertiría en la canción emblemática del álbum De ti depende. El enlace está aquí.

Miguel Flores-Montúfar

Soy comunicador y trabajo como profesor de lenguaje. He pasado tanto tiempo subido en buses, custers y combis, que escribo esta columna para encontrarle el lado positivo al asunto.